Home / Portátiles / Tablets / La iPad de tercera generación: una evaluación de MacWorld (Parte I)

La iPad de tercera generación: una evaluación de MacWorld (Parte I)

Después de probar el nuevo lanzamiento de Apple por una semana, Jason Snell presenta su evaluación del iPad de tercera generación. Apple se ha preocupado por mejorar el iPad 2 y la tercera generación de su tableta presenta mejoras para un dispositivo que ya es el mejor de su clase.

La historia del iPad es una historia de éxitos. Apple vendió 15 millones de unidades del iPad original durante sus primeros nueve meses, un número que superó con creces las previsiones más optimistas por parte de la compañía de Cupertino. Y con el lanzamiento el año pasado del iPad 2, las cosas continuaron acelerándose. En menos de dos años Apple ha vendido aproximadamente 60 millones de iPads, dominando el mercado que ellos mismos crearon.
La misión del nuevo iPad, por tanto, es mantener ese liderazgo en el mercado tablet y para ello Apple no ha dudado en incorporar al mismo las últimas tecnologías del mercado para colocarse por delante de la competencia en cuestión de prestaciones. Al igual que ocurrió con el iPad 2, el nuevo iPad no es un replanteamiento del concepto original.

Apple ha optado por centrarse en mejorar ciertas áreas del iPad, mientras que el producto en sí no ha sufrido muchos cambios, al menos en términos globales. Y, aunque puede haber usuarios descontentos con que el nuevo iPad no suponga un salto cuántico, Apple ha mejorado estas áreas a la perfección y espera recoger sus frutos durante este año 2012.

En la anterior evaluación del iPad 2 realizada por Jason Snell, director editorial de Macworld en Estados Unidos, éste hacía referencia a lo que podía ser la regla de Apple para la presentación de sus nuevos productos, lo que él llamaba “la Ley de Jobs”. Ésta venía a decir que cualquier nueva versión de un producto de Apple debía ser más delgada y más ligera que su predecesora. Sin embargo, el nuevo iPad rompe esa norma no escrita. De hecho, es ligeramente más grueso y algo más  pesado que el iPad 2, y en algunos casos el usuario no llegará a percibir un aumento sustancial de la velocidad.

Pero los cambios que Apple ha introducido en este iPad no están destinados a que éste sea más fino o ligero, sino a que sea mejor. Y, en casi todos los frentes, el iPad de tercera generación es notablemente mejor que su predecesor.

Todo está relacionado con la pantalla Retina
A mediados de 2010, cuando se presentó el iPhone 4, Apple introdujo un nuevo concepto, la pantalla Retina,  llamada así por la densidad de píxeles incorporada, que hacía que éstos fueran imperceptibles por el ojo humano a la distancia de uso habitual. Con 326 píxeles por pulgada, el iPhone 4S, sucesor del iPhone 4, conseguía que los textos parecieran impresos y que, tanto en la fotos como en los vídeos, se mostraran en alta definición.

Y es que la característica más importante del nuevo iPad es, con diferencia, la incorporación de la pantalla Retina. Sus 9,7 pulgadas tienen una resolución de 2.048 x 1.536 píxeles (cuatro veces más píxeles que en el anterior modelo en el mismo espacio), o lo que es lo mismo, una densidad de 264 píxeles por pulgada. Y, aunque la densidad de píxeles es menor que la que incorpora el iPhone 4S, la distancia de uso de éste es mayor que la del iPhone, por lo que es suficiente para cumplir con su cometido de no dejar ver los píxeles al ojo humano.

El resultado de este aumento es como pasar del primer iPhone al iPhone 4, lo que supone un salto importante en términos cualitativos siendo los textos, vídeos y fotos los principales beneficiados. Ya estés mirando una página web en Safari, leyendo un artículo en Instapaper o un libro con iBooks, los textos son unos de los grandes beneficiados por esta tecnología. Y aunque la pantalla de los iPads anteriores no era precisamente mala, más bien todo lo contrario, en el momento en que cojas el nuevo iPad notarás la diferencia ya que consigue que todo aparezca en pantalla como si hubiera sido impreso.

El efecto se nota todavía más con las fotos y vídeos. La pantalla del iPad de tercera generación tiene, de hecho, más píxeles que una televisión Full HD. El resultado es que los vídeos se pueden mostrar con toda la resolución 1080p en la pantalla del nuevo iPad, mientras que los modelos anteriores no tenían suficientes píxeles para mostrar una imagen en alta definición completa, y tenían que recurrir al escalado de la misma.

Los vídeos se ven increíbles y ver una película o la televisión en HD es como tener un home cinema en tu regazo. (Eso suponiendo que tengas unos buenos auriculares, ya que el altavoz del iPad parece el mismo que en el modelo anterior.)

La temperatura de color que encontramos en la pantalla del nuevo iPad parece más cálida y más amarilla que la del iPad 2. Algo imperceptible si las vemos por separado, pero que sí que se nota al comparar conjuntamente ambos modelos.

Al igual que ocurrió con la transición a la pantalla Retina en los iPhone, los desarrolladores de aplicaciones necesitarán actualizar las mismas para aprovechar la resolución del nuevo iPad. Seguramente muchos (si no la mayoría) ya sabían que este día llegaría, lo que no significa que vayan a tener menos trabajo para crear nuevas versiones de cada gráfico en sus aplicaciones y es posible que pase algún tiempo hasta que todas las aplicaciones de iPad (más de 200.000) se actualicen para aprovechar esta resolución.

Sin embargo, no todo son malas noticias. Los textos de la mayoría de las aplicaciones sí que se verán beneficiados de las ventajas de la pantalla Retina sin necesidad de realizar estas modificaciones, aunque hay excepciones. Al probar la aplicación Kindle de Amazon con el nuevo iPad notamos que el texto está pixelado y es de suponer que Amazon corregirá este problema en su próxima actualización. También hemos notado algún comportamiento extraño en alguna de las aplicaciones actuales, pero la mayoría de ellas funcionan bien a pesar de no haber sido actualizadas, e incluso algunas funcionan mejor de lo que cabría esperar.

Si utilizas una aplicación de iPhone en el nuevo iPad, se mostrará en alta definición con calidad Retina en un cuadro en el centro de la pantalla del iPad. Aunque siempre podrás pulsar en la opción doblar tamaño para que se vea más grande aunque un poco más pixelada.

Por Jason Snell

Scroll To Top