Home / En Portada / ¿Los procesadores Intel seguirán reinando tras la salida de Otellini?

¿Los procesadores Intel seguirán reinando tras la salida de Otellini?

 

Port-01- idf_otellini_1-100022298-gallery

 

El próximo jueves Paul Otellini, director general de Intel dejará el cargo tras ocho años de labor en el mismo. Hacemos un balance de su gestión y a la vez damos un vistazo a qué tan preparada queda la compañía para enfrentar el competitivo futuro.

El pasado viernes terminó la última semana completa del reinado de Paul Otellini como CEO de Intel. Cuando Otellini pase la antorcha al actual director de operaciones, Brian Krzanich en la próxima reunión anual de accionistas el siguiente jueves, se estará alejando de unos estratosféricos ocho años que vieron a Intel realmente cimentar su posición como el monstruo de los chips, una bestia que gobierna el mercado de los procesadores de PC. ¿Hacen falta pruebas? Intel hizo más de mil millones de dólares por semana en el 2012, un 50 por ciento más que en los comienzos de Otellini.

“Cuando Otellini entró en el puesto de trabajo, Intel era un caos”, afirmó Patrick Moorhead, presidente y analista principal de Moor Insights and Strategy, y ex vicepresidente de AMD –alias el acérrimo rival de Intel- durante la mayor parte del mandato de Otellini.

Ahora, Intel está en una clara posición de liderazgo, y las acciones de la compañía durante el mandato de Otellini han dejado una marca indeleble en toda la industria de la PC. ¿Cómo lo hizo? Simple: al centrarse en las fortalezas básicas de Intel y pasando de victoria en victoria.

Mantener alejado al médico

El período de Otellini comenzó con una explosión. Su primer gran golpe se produjo apenas un mes después de que ascendió al liderazgo en mayo de 2005: En junio, Apple anunció planes para trasladar las Macs a procesadores Intel exclusivamente. En enero del 2006, la migración había comenzado.

Pocos meses después de anunciar el plan para cambiar las Macs a Intel, Paul Otellini hizo una aparición sorpresa durante una presentación de Steve Jobs para "informar que Intel estaba listo".

Pocos meses después de anunciar el plan para cambiar las Macs a Intel, Paul Otellini hizo una aparición sorpresa durante una presentación de Steve Jobs para “informar que Intel estaba listo”.

 

Hasta entonces, la computadora maravilla de Wozniak corría con procesadores PowerPC de IBM. La medida significó un montón de cosas para Apple. Cambiar toda su plataforma a una arquitectura de procesador completamente nueva es algo grande. Pero para Intel, esto significaba que por primera vez todos los sistemas dominantes del ecosistema de PC estarían subidos en el carro del x86 (procesadores del tipo que usan las PC estándar). Menos de un año después del anuncio, Apple lanzó Boot Camp, dando a las Mac la posibilidad de ejecutar Windows XP transparentemente. Tales eran los beneficios de ese procesador.

Irónicamente, parte de la razón por la que Steve Jobs y compañía decidieron ser acogedores con Otellini fue porque la hoja de ruta de Intel prometía más eficiencia energética a largo plazo que IBM. Cuando surgieron rumores de una posible migración de Mac a procesadores ARM, ese éxito previo constituyó un fantasma siniestro.

Ultrabooks

Hablando de Apple, Intel creó a la fuerza una nueva generación de alternativas a la MacBook Air, basadas en Windows, con la génesis y el cuidado de la crianza de su marca Ultrabook.

Bien, bien. Quizás las Ultrabooks no han conquistado el mundo tan rápidamente como Intel pronosticó inicialmente, pero las costosas ultradelgadas han sido un segmento de crecimiento poco común en un mercado de PC de otro modo completamente desamparado. La estética delgada ha llegado a las tendencias principales, gracias -en gran parte- a la masiva campaña de marketing de Intel.

No hay duda de que las innovacionesPort-01-c- ub-revolution-100036873-orig impulsadas por las Ultrabooks ya han dejado una huella en el panorama de la computación.

“Creo que la gente mirará hacia atrás y dirá que las Ultrabooks son el mejor logro de Otellini,” dice Moorhead. “Pero tengo que darle crédito: En literalmente menos de cuatro años, hemos visto reducirse el espesor de la portátil promedio a la mitad, por el mismo precio, una gran jugada y una movida inteligente hacia los SSD”.

Ah, ¿Y la MacBook Air que la Ultrabook imitó originalmente?

“Francamente, si no fuera por Intel, Apple nunca habría tenido la MacBook Air,” dice Moorhead. “Sin los mismos procesadores de ultra bajo voltaje de Intel, Apple nunca haría una MacBook Air.”

El sonido de la superioridad técnica

El poder de Intel se encuentra en sus fábricas, que cuentan con la mejor tecnología de procesadores en el mundo.

El poder de Intel se encuentra en sus fábricas, que cuentan con la mejor tecnología de procesadores en el mundo.

 

Tic-tac. Tic-tac. Para algunos, ese sonido representa la marcha inevitable del tiempo. Para Intel, significa la marcha inexorable de la innovación.

Permítanme graficar la escena: Es 2005. AMD viene de una serie de victorias de alto perfil, desde el lanzamiento en el 2003 del primer chip de 64-bit x86 hasta los rápidos lanzamientos de los primeros chips de doble núcleo para servidores (Opteron) y para escritorio (el Athlon 64 X2). Poco tiempo después, se llevaría la corona de rendimiento durante varios años. Esos logros cosecharon un récord de 20 por ciento de la torta del mercado general de procesadores en el año 2006 para AMD, con la empresa a punto de llegar a un 30 por ciento de participación del mercado en escritorio durante la segunda mitad de la década. Los directivos principales de AMD comenzaron a gritar que querían aún más.

La ahora legendaria respuesta de Otellini: Tic-tac.

Port-01-e- tick-tock-100036874-large

 

Introducido en el 2007, por el resurgimiento de AMD, el principio de diseño tic-tac se convirtió en una luz de guía para la tecnología de procesadores de Intel. En los años “tic”, la tecnología de transistores usados ​​en los chips de Intel se reduce de tamaño, y se mejora el proceso de fabricación. Por ejemplo, los chips Sandy Bridge de Intel del 2011 fueron construidos usando el proceso de manufactura de 32 nanómetros, mientras que el “tic” siguiente, el Ivi Bridge, es construido usando 22 nanómetros.

Los nanómetros hacen referencia a las dimensiones de los circuitos internos. Cuanto más pequeños, se pueden incorporar más componentes y aumentar la potencia en el mismo espacio y generalmente con un mejor rendimiento energético; por lo tanto, cuanto más pequeño, es mejor.

Por su parte, los años “tac”, presentan toda una nueva microarquitectura de procesador, con innovaciones en general más grandes que las de los años “tic”. Los procesadores Haswell que vienen este mes de junio son un “tac”, y que se espera que traiga una mayor eficiencia energética y de capacidades gráficas en comparación con Ivy Bridge.

Tic-tac. Tic-tac. Innovación como una pieza de relojería.

“Tic-Tac era una declaración muy simple,Port-01-f- intel_sutherland_slide-100023164-medium fácil de recordar, que refleja ejecución”, dijo Moorhead. “Antes de eso, Intel tuvo una muy mala reputación en su ejecución, arquitectura, e incluso en el diseño. Lo que hizo el Tic-Tac fue regresarlos a la senda para que siempre cumplan sus fechas, a altos niveles de ejecución”.

La visión de Otellini dio sus frutos. Intel ahora gobierna más del 83 por ciento del mercado de procesadores de PC, mientras que la un poco tambaleante AMD volvió recientemente a procesadores para servidores basados ​​en ARM y una nueva unidad de chip personalizado en un intento por apuntalar su posición.

La atención cuidadosa de la superioridad técnica

Al final de la era Otellini, Intel ocupa claramente el liderazgo en la tecnología de fabricación de procesadores. De hecho, es el único fabricante de chips que ha sido capaz de mantener el ritmo con la famosa ley de Moore (de Gordon Moore).

Si lo hace, no ha sido fácil. El impulso sin fin de tic-tac ha mantenido los ojos colectivos de los ingenieros de Intel en el premio, pero la compañía ha tenido que introducir una nueva tecnología revolucionaria para cada ciclo del “Tic” con el fin de reducir el tamaño de los transistores de 90 nm en el 2005 con la tecnología de 22 nm utilizada en el Ivy Bridge.

Revoluciones tecnológicas de Intel, año tras año.

Revoluciones tecnológicas de Intel, año tras año.

 

El gráfico anterior muestra algunos de los principales hitos de Intel. El cambio a transistores de puerta de metal high-k en el 2007 fue un gran paso, al igual que la transición a la litografía de inmersión en el 2009. La introducción de transistores tridimensionales “tri-gate” en los Ivy Bridge del 2012 fue un replanteamiento fundamental de la estructura del núcleo de los procesadores. No se espera que los fabricantes de chips compitan para producir en masa chips 3D hasta el 2015 al menos.

Otellini deja Intel con una clara superioridad técnica actualmente, pero también ha invertido fuertemente en el futuro. En el 2012, Intel le dio a ASML Tecnologies US$3,3 mil millones para estimular el desarrollo de grandes obleas de silicio de 450 mm y la tecnología de litografía ultravioleta extrema, que se espera sustituya eventualmente la técnica actual de litografía de inmersión cuando los tamaños de transistor caigan por debajo de los 10 nm.

Pero el regalo más grande que Otellini deja a los ingenieros de Intel es dinero contante y sonante: El presupuesto de investigación y desarrollo y adquisiciones es la friolera de US$ 18,9 mil millones, para el 2013.

¡Nuuuuuuuuucleos!

Este chip concepto Intel tenía la friolera de 48 núcleos.

Este chip concepto Intel tenía la friolera de 48 núcleos.

 

Los CPUs multinúcleo fueron criados primero bajo la vigilancia de Otellini. Aunque el AMD Athlon 64 X2 venció al Pentium de doble núcleo de Intel a puño limpio, Intel entregó el primer chip de cuatro núcleos de consumo el mismo año que se introdujeron sus procesadores de doble núcleo: el 2006.

Menos de una década después, cada lanzamiento importante de Intel y de AMD incorpora dos o más núcleos. Pero más allá de los procesadores de múltiples facetas, la calificación más importante para Intel fue su arquitectura Core, la devastadora respuesta a los procesadores de 64 bits de AMD.

“Creo que fue la arquitectura Core la que realmente [empujó a Intel a un papel de liderazgo tecnológico],” dijo Moorhead. “Y Otellini hizo mucho para tomar la arquitectura Core y realmente conducirla, tan rápido como sea humanamente posible, en cada uno de los hilos del negocio”.

¡Hacia Itanium, y más allá!

Eso no quiere decir que la trayectoria de Otellini es impecable.

Presidió el despido más grande de la historia de Intel allá por el 2006. Fue noqueado por los 64-bit de AMD y tardó en responder a la rápida creciente amenaza móvil –un error que ha dejado a Intel luchando por establecer un campamento en los efervescentes mercados de tabletas y teléfonos inteligentes.

A pesar de esos tropiezos -y la lenta adopción de la telefonía móvil es uno de los principales- Otellini deja Intel en mejor forma de lo que era cuando reclamó el trono de CEO. Es una fuente de dinero, tecnológicamente superior y está preparada para continuar su dominio en los próximos años.

La brillantez de Otellini puede dejar a Intel con un armario muy bien ordenado. A fin de cuentas, sin embargo, Brian Krzanich todavía tiene una gran tarea por delante de él cuando asuma el cargo el 16 de mayo: la próxima generación de CEOs de Intel deben meterse dentro de los dispositivos de nueva generación.

13/05/2013 – Brad Chacos – PCWorld